La nueva era digital impulsa su alcance hacia nuevas audiencias, abriendo puertas digitales para que las instituciones financieras se pongan el centro de cualquier plataforma e industria.